Viaje a Austria: Circuito Austria y Alemania al completo

Duración 16 día/s, 15 noche/s
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
Completo
Circuito: Austria y Alemania al completo
DURACIÓN: 16 día/s, 15 noche/s
Completo
Belleza natural y ciudades llenas de magia

La región central de Europa está repleta de lugares que merece la pena visitar, de eso no hay duda. Concretamente, Austria y Alemania atesoran tantos atractivos que es necesario un viaje como este para conocerlos, admirarlos y disfrutarlos. Tienes por delante dieciséis días cargados de emociones, de visitas para el recuerdo y de experiencias irrepetibles. ¡Adelante, Austria y Alemania te están esperando!

Itinerario

Día 1: España – Viena. Volando hacia la ciudad del Danubio

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

¡Al fin llegó el día! Comprobaremos que llevamos todo lo necesario con nosotros antes de salir camino del aeropuerto, al que tendremos que llegar dos horas antes de la hora prevista para el vuelo que nos llevará a Viena. Desde que salgamos de casa, habremos iniciado la cuenta atrás para llegar a nuestro primer destino del viaje.

Una vez en el aeropuerto, después de deshacernos de nuestras maletas y pasar el pertinente control de seguridad, nos dispondremos a esperar en la puerta de embarque. Cuando ya estemos sentados en nuestros asientos a bordo del avión, empezaremos a repasar todo lo que vamos a hacer y a visitar. Así, el vuelo se nos hará corto y, antes de darnos cuenta, estaremos aterrizando en el aeropuerto internacional de la capital de Austria.

Una vez allí y tras recoger el equipaje, nos encontraremos con una persona que, después de darnos la bienvenida, nos acompañará a nuestro hotel, donde nos registraremos y podremos dejar nuestras cosas en las habitaciones. Desde este momento, tendremos el resto del día para disponer de él a nuestro gusto. Al final de la jornada, regresaremos al hotel, nos reuniremos con nuestro guía, cenaremos y nos retiraremos a pasar la noche.

Día 2: Viena. Conociendo una de las más viejas capitales europeas

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Viena
ALOJAMIENTO Hotel

Empezaremos este nuevo día con un buen desayuno en el hotel. A continuación, saldremos a conocer la capital austriaca mediante una interesante visita panorámica. Viena es una ciudad con un encanto especial y lo podremos ver a lo largo de nuestra visita, en la que conoceremos lugares emblemáticos de la capital, tales como: la Ringstrasse, la avenida más importante de la ciudad, construida en el lugar donde estaba la antigua muralla y donde están los edificios más famosos de Viena; el Parlamento, uno de los edificios más llamativos de Viena; la Ópera, el teatro de ópera más famoso del mundo, además de constituir el centro neurálgico de la vida musical vienesa.

Conoceremos la majestuosa iglesia Votiva del Divino Salvador, una de las más importantes del mundo, con sus dos imponentes torres gemelas, de 99 metros, con forma de aguja; los museos, tanto el de Historia del Arte, como el de Historia Natural; el Ayuntamiento neogótico; la Bolsa, la más antigua de las bolsas de valores del mundo, etc.

Nuestra visita nos llevará a pasear por la zona peatonal de la ciudad, que se encuentra en torno a la catedral de San Esteban, el símbolo religioso más importante de Viena. La catedral se levantó sobre las ruinas de una antigua iglesia románica, de 1147, dedicada ya a San Esteban, pero del antiguo templo sólo se conservan la Puerta de los Gigantes y las Torres de los Paganos.

La catedral está rematada por una gran torre gótica con forma de aguja. Tiene una altura de ciento treinta y siete metros y puede verse desde diferentes lugares de la ciudad. En la parte de atrás de la catedral se puede ver el Tejado de los Azulejos, formado por más de 250.000 azulejos que tuvieron que ser restaurados tras quedar seriamente dañados durante la II Guerra Mundial.

Después de esta interesante visita panorámica, almorzaremos y, a continuación, tendremos toda la tarde libre, sin obligaciones ni horarios. No obstante, en caso de que nos apetezca, podremos contratar una visita opcional para visitar la Ópera, un teatro de estilo renacentista, que fue el primer edificio que se terminó en la Ringstrasse y fue inaugurado, en 1869, con una obra de Mozart, D. Giovanni.

Durante nuestro recorrido, veremos el hall de entrada y subiremos por la escalera principal, pasando por espléndidas salas hasta llegar al auditorio con espacio para 2.800 personas. Más tarde, visitaremos el Palacio de Schönbrunn, residencia de verano de la familia imperial, llamado el Versalles vienés. Desde el siglo XIX ha sido una de las principales atracciones turísticas de la ciudad y es uno de los principales edificios históricos y culturales de Austria.

Nos llamarán poderosamente la atención la suntuosidad de sus habitaciones, decoradas en estilo rococó. Algunas de las estancias más llamativas del palacio son: la Gran Galería, utilizada para celebrar los banquetes imperiales; el Salón Chino Circular, utilizado por Maria Teresa para mantener conversaciones privadas con su canciller; el Salón del Desayuno; o el Salón Chino Azul, en el que abdicó Carlos I.

Terminadas nuestras visitas, tendremos el resto de la tarde libre y, más tarde, ya por la noche, si lo deseamos, podremos asistir, opcionalmente, a un concierto vienés, en el que se interpretará música tradicional europea, no pudiendo faltar algunos de los valses más famosos. Terminado el concierto, iremos al hotel para pasar la noche.

Día 3: Viena. Tras la imaginación de Umberto Eco

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Tras el desayuno, tendremos dos opciones: quedarnos en Viena para disfrutar de todo un día para nosotros en el que seguir recorriendo la ciudad, ir de compras o visitar algún museo, o contratar una excursión opcional. Si nos decidimos por esta segunda posibilidad, saldremos hacia el Valle del Danubio, una zona de un gran valor ecológico salpicada de pequeños pueblos con un gran encanto.

Llegaremos a Melk, una típica y preciosa localidad del valle del Wachau y una de las ciudades más interesantes de Austria. Visitaremos la Abadía barroca de Melk, uno de los lugares más emblemáticos de Austria, nombrada en la novela de Umberto Eco “El Nombre de la Rosa” y que es, sin duda, el lugar más representativo de esta ciudad.

Construida sobre una colina que domina el curso del Danubio, la abadía que vemos en la actualidad es del siglo XVIII, pero en el siglo XI ya existía en este lugar otra abadía benedictina. Tendremos la oportunidad de conocer su impresionante biblioteca que, en la Edad Media, era una de las más importantes del mundo por su impresionante colección y donde hay numerosos manuscritos medievales y frescos decorando las distintas salas. Conoceremos, así mismo, su iglesia, considerada una de las joyas del barroco europeo, que está decorada con unos frescos llenos de color que nos dejarán con la boca abierta.

A continuación, si es la época en que los cruceros por el Danubio están en funcionamiento, realizaremos uno y, más tarde, tendremos tiempo libre en Durnstein, o en Krems.

Durnstein es un pueblo conocido por ser un lugar importante en la producción de vinos de alta calidad. Es un lugar de cuento. Allí tendremos tiempo libre para conocer las ruinas del castillo, donde se dice que, en el siglo XII, estuvo prisionero Ricardo Corazón de León.

Por su parte, Krems, junto al Danubio fue, en la Edad Media, un importante nudo de comunicaciones y en la actualidad, es una ciudad industrial, meta de turistas y estudiantes. Volveremos a Viena para cenar y pasar la noche.

Día 4: Viena – Región de los Lagos – Salzburgo. Una jornada entre lagos

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Región de los Lagos de Salzburgo
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy tendremos que despedirnos de Viena para continuar nuestro recorrido por Austria. Así pues, nada más desayunar, saldremos hacia la región de los lagos austriacos. Haremos nuestra primera parada en Traunkirchen. Este pequeño, pero hermoso pueblo está situado sobre una península del lago Traunsee y dominado por el pico de Traunstein, con una altura de 1.691 metros. Este lugar tiene todo lo que podríamos esperar: una bonita iglesia, un lago, colinas y montañas.

Continuaremos a Hallstat, rodeado de altas montañas y junto al Lago Hallstäter, es uno de los lugares más hermosos de Austria, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tendremos tiempo libre para pasear por sus estrechas calles alpinas del siglo XVI, con cafeterías y tiendas que se encaraman por la falda de la montaña y disfrutar de su plaza principal.

Hallstat se lo debe todo a la sal, hasta su nombre, ya que tiene ricos depósitos que han sido explotados desde la prehistoria y que han sido la base de la prosperidad de esta región hasta mediados del siglo XX.

Almorzaremos en la Región de los Lagos, continuaremos adelante y nos detendremos en Sankt Wolfgang, donde volveremos a tener tiempo libre para disfrutar de la belleza de sus alrededores. Situada al pie de la montaña Schafberg y junto al lago de su mismo nombre, es un lugar ideal para las vacaciones, que se pueden disfrutar durante todo el año: en invierno el esquí está a la orden del día, y en verano podemos disfrutar de las tranquilas aguas del lago.

Además, tendremos ocasión de conocer el hermoso pueblo y su iglesia, del siglo X, que posee un fantástico tríptico del siglo XV y un altar barroco en el que están las reliquias del santo que fundó el lugar.

Continuaremos a Salzburgo, ciudad natal de Mozart, donde nos dirigiremos al hotel. Después de dejar nuestras cosas en la habitación y ponernos cómodos, cenaremos y nos retiraremos a gozar de una tranquila noche de descanso.

Día 5: Salzburgo. Ciudad de la cultura y de Mozart

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Salzburgo
ALOJAMIENTO Hotel

Una vez que hayamos dado buena cuenta de nuestro desayuno en el hotel, iniciaremos una visita panorámica de la ciudad barroca de Salzburgo, la cuarta ciudad más poblada de Austria. Su nombre le viene de las barcas que transportaban sal en el siglo VIII. Es conocida por ser la ciudad natal de Wolfgang Amadeus Mozart y por los festivales musicales que se celebran cada verano en la ciudad. Desde 1997, Salzburgo forma parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Arte, cultura y una historia incomparable se aúnan en esta ciudad para darle un carácter verdaderamente especial porque Salzburgo, no solo es rica en atracciones turísticas, sino que cuenta, también, con una larga historia como ciudad de arte y de cultura. Muchos de sus edificios barrocos, como, por ejemplo, la catedral son obra de arquitectos italianos, lo que contribuyó a darle a Salzburgo el apelativo de la “Roma del Norte”.

Empezaremos nuestra visita panorámica, visitando los jardines del Palacio de Mirabel, un edificio histórico, construido hacia 1606 fuera de las murallas de la ciudad. En sus hermosos jardines, de planta geométrica, hay cuatro grupos de esculturas (Eneas, Hércules, Paris y Plutón). Los jardines destacan por sus diseños de boj y son famosos porque en ellos se rodaron algunas escenas de la película “Sonrisas y lágrimas”.

Veremos la Catedral barroca del siglo XVII, consagrada a san Ruperto, fundador de la ciudad. Una de las características más sobresalientes de la catedral es su cúpula y sus siete campanas, que son famosas por ser las que mejor suenan de todo el país, aunque solo las campanas llamadas Virgilio y María son originales. Cerca de la entrada, hay una pila románica de bronce, en la que fue bautizado Mozart, quien, más tarde, se convertiría en el organista de la catedral desde 1779 hasta 1781.

Durante el festival anual de Salzburgo, en la plaza de la catedral, se tocan obras de Mozart y otras piezas de música de cámara.

Pasearemos por el centro histórico (peatonal), con la Getreidegasse, la casa donde nació Mozart el 27 de enero de 1756 y veremos, también, la plaza de la Residencia, una explanada, especialmente suntuosa, entre las residencias principesco-arzobispales. La plaza está delimitada por la Nueva Residencia, junto al “Glockenspiel” (carrillón), la catedral, la Antigua Residencia y una fachada cerrada de casas burguesas.

Terminada la visita panorámica, tendremos la posibilidad de contratar una excursión opcional a las Minas de Sal de Berchtesgaden, importante fuente de ingresos para la región desde 1517 y que aún siguen activas y al Palacio de Hellbrun, originalmente construido, en 1612, como residencia de verano para los arzobispos de Salzburgo y famoso por los espectaculares juegos de agua de sus fuentes escondidas en sus hermosos jardines.

Todavía tenemos otra posibilidad: otra excursión opcional en la que conoceremos una de las grandes construcciones mandadas realizar por Luis II de Baviera que, fascinado por el esplendor de la corte de Luis XIV de Francia, se quiso construir su propio Versalles en una isla sobre el Lago Chiem, un lago de agua de deshielo en Baviera y al que, frecuentemente, se le llama el mar de Baviera.

Terminado el día, volveremos a nuestro hotel en Salzburgo para cenar y gozar de una noche de merecido descanso.

Día 6: Salzburgo - Cataratas Krimml - Innsbruck. Viajando hacia el mítico Tirol

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar en el hotel, dejaremos atrás Salzburgo para dirigirnos hacia las Cataratas Krimml, en el Parque Nacional Hohe Tauern. Estas cataratas, de 380 metros, con varias caídas en escalera, son las más altas de Europa Central. Aquí tendremos tiempo libre que nos permitirá contemplar, con calma, la espectacular fuerza del agua al desplomarse desde lo alto.

A continuación, almorzaremos y, más tarde, seguiremos a Alpbach, considerado por muchos como el pueblo más bonito de toda Austria, en cuyos sus alrededores se puede admirar la naturaleza en estado casi puro con muy bellos paisajes.

Es un lugar ideal para dar buenas caminatas. En esta población, a mil metros de altitud, tendremos tiempo libre para admirar sus tradicionales edificios de madera con balcones llenos de flores. Es un pueblo que conserva sus tradiciones, ya que estuvo prácticamente aislado hasta 1926, cuando se construyó una carretera que le permitió comunicarse con el resto del país. En Alpbach, actualmente, se celebran muchos eventos internacionales, como, por ejemplo, el llamado “Foro Europeo de Alpbach”.

También conoceremos el pueblo más pequeño del Tirol, Rattenberg, que era una población fronteriza entre Baviera y el Tirol, lo que le confería gran importancia. Este típico pueblo casi no ha cambiado nada desde el siglo XVI.

Tendremos tiempo libre para pasear por sus antiguas calles, que nos darán la impresión de encontrarnos en la Edad Media. El pueblo se extiende al pie de un castillo del siglo X y se le conoce como “ciudad de cristal”, ya que, todavía hoy, podemos encontrar en Rattenberg, algunas empresas de fabricación de vidrio. También podremos acercarnos al museo de artesanía o al Museo Agustín.

Continuaremos camino hasta llegar a Innsbruck, capital del Tirol y, por la noche, si nos apetece, podremos asistir a un espectáculo de folklore típicamente tirolés. Más tarde, iremos al hotel a pasar la noche.

Día 7: Innsbruck – Castillo de Neuschwanstein – Innsbruck. Camino del castillo del “Rey loco”

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Neuschwanstein Panorámica de Innsbruck Pintura Circular Gigante Innsbruck
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando terminemos de desayunar, haremos una interesante visita panorámica de la ciudad de Innsbruck, la capital del estado del Tirol, situada en el valle del Eno, famosa en todo el mundo, sobre todo para los amantes de los deportes de invierno, de hecho, los Juegos Olímpicos de invierno se han celebrado, en 1964 y en 1976, en esta ciudad. Aquí podremos observar, claramente, la mezcla entre el mundo alpino y el mundo urbano, entre montañas y valles, naturaleza y ciudad.

En nuestra visita panorámica, conoceremos la Abadía de Wilten, según muchos, la iglesia rococó más bella del país, y la segunda de las dos iglesias más importantes de la localidad, además de ser la sede de los famosos niños cantores.

Veremos el Tejadito de Oro, el símbolo más famoso de Innsbruck, en pleno centro histórico de la ciudad. Su nombre se debe a las 2.657 tejas de cobre dorado que cubren el tejado de un magnífico mirador que domina, desde hace más de quinientos años, los edificios medievales y las arcadas del centro histórico. Su construcción fue idea del emperador Maximiliano, a quien le encantaba ver, desde allí, el tumulto de las calles, presidir torneos de caballeros y dejarse adorar por el pueblo.

También veremos los edificios medievales de la época de Maximiliano I de Habsburgo y la María–Theressian Strasse. Conoceremos la Columna de Santa Ana, que se levantó el día de Santa Ana (26 de Julio de 1703) para festejar la liberación de las tropas bávaras que habían invadido el Tirol.

La columna corintia es de mármol rojo y en lo alto de ella hay una efigie de la Virgen rodeada de Santa Ana, San Casiano, San Virgilio y San Jorge. También visitaremos la Pintura Gigantesca Circular, una pintura panorámica gigante de mil metros cuadrados, que nos muestra, en 360 grados, las terribles batallas de los tiroleses contra los ejércitos bávaros y franceses. La pintura es del año 1896.

Saldremos, a continuación, para visitar el hermoso y singular Castillo de Neuschwanstein, junto a los Alpes. A este castillo se le conoce como el castillo del rey loco (Luis II de Baviera), que lo mandó construir imitando los castillos románticos del siglo XIII. El castillo se encuentra en un paraje de una gran belleza, en lo alto de un monte rodeado de bosques y su interior está decorado con pinturas relativas a las leyendas que inspiraron a Wagner algunas de sus obras. Terminada la visita al castillo, regresaremos a Innsbruck, donde cenaremos y pasaremos, de nuevo, la noche.

Día 8: Innsbruck – Múnich. Viajando hacia la capital de Baviera

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Múnich
ALOJAMIENTO Hotel

Tomaremos nuestro desayuno en el hotel antes de despedirnos de la hermosa ciudad de Innsbruck. A continuación, saldremos camino de Múnich, la capital de la región de Baviera, cuya fundación, en el siglo IX, se debe a monjes benedictinos.

Se encuentra situada junto al río Isar, al norte de los Alpes Bávaros y, actualmente, es centro de atracción para visitantes de todo el mundo. Durante la Segunda Guerra Mundial, Múnich fue gravemente dañada. Sin embargo, en los años posteriores a la guerra, ha sido reconstruida cuidadosamente.

Como curiosidad, diremos que, en 1962, hubo en esta ciudad una reunión de españoles críticos con el régimen franquista, el llamado Contubernio de Múnich y en 1972, tuvo lugar la llamada masacre de Múnich, durante la celebración de la XX edición de los Juegos Olímpicos de verano, cuando el Septiembre Negro tomó como rehenes a once integrantes del equipo olímpico de Israel. El Múnich moderno es un centro financiero y editorial de primer orden, además de una tranquila y acogedora ciudad llena de vida.

Al llegar a la ciudad, haremos una interesantísima visita panorámica conociendo los lugares más emblemáticos de la capital de Baviera, como, por ejemplo, el impresionante Ayuntamiento neogótico, uno de los edificios más característicos de la ciudad. Su fachada mide cien metros de largo y su torre alcanza los ochenta y cinco metros de altura y su Glockenspiel, (el quinto carillón más grande de Europa, con 43 campanas y 32 figuras), que todos los días suena varias veces representando, en la parte alta, las bodas del duque bávaro Guillermo V y, en la escena inferior, se hace la llamada “danza de los toneleros”. Con este baile y unas rondas de cerveza la ciudad festejó el fin de la peste.

El Ayuntamiento se encuentra en la Marienplatz, centro geográfico y social de Múnich. En sus orígenes, la plaza se llamaba Schrannen, pero se le puso el nombre de Plaza de Santa María para pedir a la Virgen que protegiera a la ciudad de una epidemia de cólera. En Marienplatz, corazón de la ciudad, se han celebrado, desde siempre, importantes actos públicos y festejos, como, por ejemplo, celebraciones, torneos o ejecuciones.

Seguiremos viendo la Maximilian strasse, una calle comercial en la que podemos encontrar todo tipo de tiendas de moda y de recuerdos. Es una calle llena de vida y movimiento, no solo durante el día, sino también por la noche, cuando se llena de magníficos músicos callejeros.

Nuestro recorrido nos llevará a ver la Villa Olímpica, con una estructura de lo más original, rodeada de bellos jardines y donde se celebraron los Juegos Olímpicos de 1.972. Veremos el edificio de la BMW, construido entre 1968 y 1972 y terminado justo a tiempo para los Juegos Olímpicos. Fue declarado edificio histórico en 1999.

Por último, nos acercaremos a conocer la iglesia de San Pedro, en el centro de Múnich, también conocida como Alter Peter, el templo católico más antiguo de Alemania y uno de los principales iconos de la ciudad. Uno de los puntos más interesantes de la iglesia es su torre, de 56 metros de altura, a la que se puede subir para disfrutar de uno de los mejores miradores de la ciudad. Terminada nuestra visita, iremos al hotel para disfrutar de una tranquila y agradable cena y retirarnos a pasar la noche.

Día 9: Múnich. Seguimos conociendo la ciudad de la cerveza

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Tomaremos un buen desayuno para empezar la jornada con las pilas bien cargadas. Hoy no tendremos horarios, podremos movernos a nuestras anchas para seguir descubriendo los mil y un rincones con que nos sorprenderá esta ciudad. También podremos realizar alguna excursión que nos permita admirar los hermosos paisajes de Baviera.

Si preferimos quedarnos en la ciudad, no debemos perdernos, por ejemplo, la famosa cervecería Hofbräuhaus, la cervecería estrella de las muchas que encontraremos en Múnich, no olvidemos que en esta ciudad se celebra la famosísima Oktoberfest. La Hofbräuhaus es, sin duda, una de las más famosas del mundo, con un origen que se remonta hasta 1589.

Podremos acercarnos a visitar el Deutsches Museum, que cuenta entre sus fondos con más de 100.000 piezas y con una de las colecciones de ciencia y tecnología más grandes de todo el mundo. Otro lugar digno de visitarse es la Odeonsplatz (Plaza del Odeón), una atractiva plaza rodeada por magníficos edificios que fue diseñada como entrada triunfal a la ciudad.

Podremos dar un agradable paseo por el Jardín Inglés, uno de los parques urbanos más famosos del mundo. Tiene 78 kilómetros de caminos para pasear, zonas ajardinadas y curiosos edificios, como, por ejemplo, una pagoda china, una casa de té japonesa, o un pequeño templo de estilo griego de 1836. El parque está atravesado por un gran canal artificial, conocido como Eisbach (arroyo helado), en el que hay una zona especialmente llamativa debido a sus olas que mucha gente aprovecha para hacer surf.

A trece kilómetros de la ciudad, está el campo de concentración de Dachau, construido en 1933 para convertirse en el primer campo de concentración oficial. Aunque, en principio, Dachau fue utilizado para prisioneros políticos, pronto comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová.

Entre los años 1933 y 1945 fueron internados más de 200.000 prisioneros de los que murieron varias decenas de miles, aunque lo más probable es que nunca se llegue a conocer el número exacto. Hay mucho qué ver y qué hacer en esta hermosa ciudad bávara, pero, cuando termine el día, tendremos que regresar al hotel a pasar la noche.

Día 10: Múnich - Regensburg - Núremberg. La Edad Media nos espera

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Núremberg
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto terminemos de desayunar, estaremos listos para despedirnos de la hermosa Múnich y salir hacia una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Nos referimos a Regensburg, fundada por Marco Aurelio hace casi dos mil años, lo que la convierte en una de las ciudades medievales más antiguas de toda Europa central al no haber sufrido grandes daños durante la II Guerra Mundial.

En Regensburg nació D. Juan de Austria, hijo natural del emperador Carlos I de España. Aquí disfrutaremos de tiempo libre para pasear por la ciudad, por sus paseos llenos de árboles y admirar las casas pintadas de alegres colores de su casco histórico en el que podremos ver la Porta Pretoria, la única puerta que queda en el norte de Europa de un campamento romano.

El Puente de Piedra, el puente completo más antiguo de Alemania. El Ayuntamiento, un edificio gótico del siglo XIII, utilizado, en la actualidad, como sede de las oficinas de la alcaldía y parte de las oficinas administrativas de la ciudad. La Catedral gótica de San Pedro, construida con piedra caliza y piedra arenisca verde que hacen que su fachada no tenga uniformidad y cuyas torres, de 105 metros de altura, son las más altas del casco antiguo de la ciudad.

Continuaremos a Núremberg, ciudad que conserva su aspecto medieval. Con medio millón de habitantes, Núremberg es la segunda ciudad más grande de Bavaria. Aunque su historia se remonta al siglo XI, casi siempre se la vincula con el siglo XX y, más en concreto, con la II Guerra Mundial. Fue, antes de la guerra, el escenario de numerosos mítines nazis y, después, quedó casi completamente destruida por los bombardeos aliados. Además, fue sede de los famosos Juicios de Núremberg.

Después de almorzar, haremos una visita panorámica del casco histórico de la ciudad. Conoceremos el Castillo Imperial (Kaiserburg), una fortaleza militar de la Edad Media, situada en la parte más alta de la ciudad y cuya “torre del pecado” permite obtener unas panorámicas extraordinarias de los tejados de Núremberg. El barrio de San Sebaldo, con la iglesia más antigua de la ciudad, un excelente ejemplo de transición del arte románico al gótico alemán. San Lorenzo, de 1250, en la zona peatonal de Núremberg, con un enorme rosetón de mediados del siglo XIV.

Veremos la Hauptmarkt (Plaza del mercado principal), que, haciendo honor a su nombre, acoge varios mercadillos durante el año, como, por ejemplo, el de Navidad y conoceremos la iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche), el hospital del Espíritu Santo, etc.

Tras la visita, iremos al hotel, donde, después de registrarnos y ponernos cómodos, cenaremos y nos retiraremos a nuestras habitaciones para pasar la noche.

Día 11: Núremberg - Rothenburg ob der Tauber - Würzburg – Frankfurt. A través de la Ruta Romántica hacia la capital financiera de Alemania

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

En esta nueva hornada de nuestro viaje por Alemania, después de desayunar, dejaremos atrás Núremberg para salir hacia Rothenburg ob der Tauber, el pueblo más bonito de la Ruta Romántica. Es un pueblo de cuento de hadas, que nos recuerda nuestra infancia, y que es el escenario de uno de los mercados de Navidad más bonitos que se pueden ver en el mundo. Sus casitas con entramados de madera, su muralla, sus torres, sus plazas, sus estrechas calles de piedra… todo nos lleva a dejar volar nuestra imaginación y nos traslada a tiempos de caballeros y princesas, magos y leyendas.

Tendremos tiempo libre para poder disfrutar del centro histórico de esta localidad, con sus puertas, torres, como, por ejemplo, la torre Markus, con su característico techo a cuatro aguas, que se construyó en el siglo XII como parte de las fortificaciones originales de la ciudad, sus estrechos pasadizos y su ayuntamiento, cuyos escalones son punto de encuentro para los vecinos y los turistas de todo el mundo y desde donde se puede disfrutar de la vista de las lujosas casas patricias que enmarcan la Plaza del Mercado.

Después del almuerzo, continuaremos nuestro camino, que nos llevará hacia Würzburg, el último pueblo de nuestro recorrido por la Ruta Romántica. Würzburg es un importante centro vinícola de la región, representa la unión más hermosa entre historia, cultura y vino. En la ciudad destacan sus edificios rococó y barrocos. Su Ayuntamiento, ubicado en una coqueta plaza, es un precioso edificio, con una hermosa fachada, en la que destaca una esbelta torre, que se ve desde muchos puntos de la ciudad y en la que hay un bonito reloj.

La Marktplatz (Plaza del Mercado), una plaza pintoresca y muy agradable, típica plaza de mercado alemán, en cuyo centro se alza un obelisco de unos 15 metros de alto. La fortaleza de Marienberg, posiblemente el lugar más reconocido de la ciudad, y que se puede ver desde cualquier lugar de esta población, ya que está en lo alto de una colina. Allí vivieron los príncipes-obispos durante, aproximadamente, quinientos años. El Palacio episcopal, uno de los palacios barrocos más ostentosos que se han construido en Europa. Su estructura tiene planta en forma de U y sigue el mismo modelo del Palacio de Versalles.

Continuaremos a Frankfurt, donde tendremos tiempo libre para poder conocer la capital financiera de Alemania, sede del Banco Central Europeo. Sin embargo, a pesar de que esta ciudad ha sido, desde sus inicios, allá por el siglo XII, un centro de comercio en Europa, no debemos dejar de lado su aspecto turístico y aprovechar el tiempo para explorar la ciudad y disfrutar de gratificantes experiencias, como interesantes museos (Casa de Goethe, Museo de Arte Moderno, Museo de Historia Natural, etc.

Al final del día, iremos a nuestro hotel para cenar y disfrutar de una buena noche de descanso.

Día 12: Frankfurt - Crucero por el Rhin - Heidelberg. Hacia Heidelberg navegando por el Rhin

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o vanFerry
Visitas Crucero por el Rhin Panorámica de Heidelberg con entradas
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto terminemos nuestro desayuno, nos espera un agradable crucero por el Rhin, una enorme autopista fluvial que hace que este rio sea el más navegado de la Unión Europea. De sus 1.233 kilómetros de longitud, los 883 km del tramo comprendido entre Basilea y el delta en el mar del Norte, son navegables. Navegar por él, entre hermosos paisajes y castillos, que nos cuentan una parte de la historia de Alemania, es una experiencia memorable.

Embarcaremos en Rudesheim, una localidad conocida por sus viñedos y su producción vinícola. Pasaremos por el Valle de Loreley, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Este valle, por el que el río corre por estrechos meandros, es, sin lugar a dudas, el escenario perfecto para una leyenda que cuenta que una hermosa muchacha rubia cantaba sobre una roca y, de esta forma, seducía a los navegantes y los llevaba a la perdición.

Desembarcaremos en St. Goar, localidad declarada, desde julio de 2002, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Continuaremos a Heidelberg, a orillas del río Neckar, una de las ciudades más especiales y románticas de Alemania, una encantadora localidad cargada de belleza, cultura e historia. Visitarla nos permitirá disfrutar de un oasis de naturaleza.

Heidelberg cuenta con la universidad más antigua del país. Está situada en el valle del río Neckar, en el noroeste de Baden-Wurtemberg. Es famosa por su centro histórico y por sus instituciones de educación superior. La más famosa de ellas es la Universidad de Heidelberg, que fue fundada en 1386 y es una de las instituciones más antiguas en Europa y la Ciudad universitaria más antigua de Alemania, lo que ha hecho de ella un importante destino turístico. La presencia humana en la zona se remonta hasta hace 600.000 años, que es la antigüedad que se considera que tiene la mandíbula del hombre de Heidelberg, descubierta aquí en 1907.

El centro histórico de Heidelberg fue reconstruido en estilo barroco durante el siglo XVIII, después de que, a finales del siglo XVII, las tropas de Luis XIV dejaran la ciudad reducida a cenizas.

Después de almorzar, haremos una interesante visita guiada por el centro histórico, lleno de historia y de vida, con plazas de ensueño, calles empedradas, paseos junto al río, cafés con encanto… Conoceremos el Castillo Palatino que domina la ciudad y que está considerado como uno de los restos históricos más famosos de Alemania y que se eleva a media colina sobre esta ciudad. Es de estilo renacentista y sus orígenes se remontan a finales del siglo XII cuando se nombró el primer conde palatino, y esta zona de Alemania empezó a ser conocida como el Palatinado.

El primer conde palatino estableció su residencia en el castillo, en cuyo interior se encuentra uno de los símbolos de Heidelberg, el Gran Tonel, hecho de madera y que puede contener 222.000 litros y tiene unas dimensiones espectaculares: siete metros de ancho por ocho y medio de largo.

Tendremos el resto del día libre para seguir disfrutando de esta hermosa ciudad y descubrir sus muchos rincones. Al final del día, iremos al hotel donde cenaremos y pasaremos la noche.

Día 13: Heidelberg - Baden-Baden - Carretera panorámica de la Selva Negra (Schwardlswaldhochstrasse) - Castillo de Hohenzollern - Friburgo. Hacia el corazón de la Selva Negra

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Castillo de Hohenzollern
ALOJAMIENTO Hotel

Desayunaremos antes de salir de Heidelberg, camino de Baden-Baden, una estación termal ya frecuentada por el Emperador romano Caracalla. Durante el siglo XIX, la burguesía europea la eligió como lugar de descanso, surgiendo establecimientos termales, un hipódromo y un casino que fue considerado como uno de los más lujosos del mundo. Por todo ello, en Baden-Baden se desarrolló el estilo Belle Epoque. En esta pintoresca ciudad tendremos tiempo libre.

Cuando salgamos de esta localidad, empezaremos nuestro recorrido del corazón de la Selva Negra, llamada así por los romanos, ya que su vegetación, tan sumamente espesa, no dejaba pasar la luz del sol. Se trata de un territorio natural rico en contrastes, con bosques de abetos, cascadas, granjas con tejados a cuatro aguas, enormes relojes de cuco, ricas tartas de cereza y mujeres con sombreros de pompones.

La Selva Negra esconde la Alemania más verde. Conoceremos una impresionante carretera panorámica, llamada Schwarzwaldhochstrasse, que une Freudenstad con Baden-Baden a través de unos increíbles e inolvidables paisajes, con sitios tan hermosos, como, por ejemplo, el lago de montaña Mummelsee, o los picos del Schliffkopf, el Alexandraschanze y el Kniebist.

Seguiremos hacia el Castillo de Hohenzollern, sin duda uno de los lugares con más encanto de toda Alemania. No es solo uno de los castillos más bonitos del país, sino que es el prototipo del castillo ideal.

Está construido en lo alto de una montaña, dominando todos los valles que lo circundan, con murallas que lo defienden y con almenas y torreones. Haremos una visita de la residencia de la familia alemana de Hohenzollern, cuyos miembros dominaron Prusia y Brandeburgo, desde la época medieval, hasta el final de la Primera Guerra Mundial, aunque, en realidad, los Hohenzollern no vivieron nunca de manera continuada en la fortaleza. Actualmente, conserva alguno de sus más impresionantes tesoros y, además, sigue siendo propiedad de la familia.

Tras la visita, seguiremos a Friburgo y, cuando lleguemos, nos dirigiremos a nuestro hotel, en el que cenaremos y pasaremos la noche.

Día 14: Friburgo - Triberg - Gutach - Titisee - Friburgo. Viajando a la capital de la Selva Negra

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo al aire libre de Gutach
ALOJAMIENTO Hotel

Tras el desayuno, saldremos hacia Gutach, una localidad situada en el valle del Gutach. Aquí, con una visita guiada, podremos conocer el museo al aire libre de Vogstbauernhof para ver cómo era la vida en esta región, conociendo las antiguas casas rurales, a tamaño natural y completamente de madera, esparcidas a lo largo de la ladera de una montaña, conoceremos, así mismo, sus costumbres, su medio de vida, los cultivos típicos e, incluso, las herramientas que utilizaban hasta hace no mucho tiempo.

Continuaremos a Triberg, rodeada de profundos bosques de abetos y por las montañas de la Selva Negra, donde tendremos tiempo libre para poder conocer “Las cascadas de Triberg” (con entrada incluida). Estas cascadas son, seguramente, unas de las más famosas de Alemania. Tienen una altura de ciento sesenta y tres metros y siete niveles distintos. Cuando paseemos por el frondoso bosque que lleva hasta las cataratas, sentiremos, auténticamente, la Selva Negra.

Seguiremos hasta Titisee, una típica ciudad alemana, donde tendremos tiempo libre para disfrutar de esta población, en plena Selva Negra, junto al lago de su mismo nombre y rodeada de tupidos bosques.

Regresaremos a Friburgo, capital de la Selva Negra, una animada ciudad universitaria, famosa por su clima templado y por su casco antiguo medieval reconstruido, atravesado por pintorescos arroyos. Friburgo tiene alrededor de doscientos veinte mil habitantes y su casco antiguo es visitado por tres millones de personas anualmente.

Destaca por su carácter universitario y es considerada como capital alemana de la Ecología. Fundada en 1120 por el duque Conrado de Zähringen que la dotó de ciertos privilegios municipales que convirtieron a Friburgo en uno de los centros comerciales de la Selva Negra.

Su vida comercial giraba en torno a la exportación de plata, lana y madera. Friburgo ha padecido, en primera persona, los desastres de las muchas guerras que han asolado Europa durante los últimos 500 años.

Tendremos tiempo libre para poder conocer la catedral, de estilo románico y gótico, situada en la céntrica plaza de Münsterplatz y cuyo mayor atractivo es su imponente aguja de 116 metros.

El Nuevo Ayuntamiento, creado con la combinación de dos magníficas casas del Renacimiento, unidas a través de un bello y representativo portal de columnas. Después de varias modificaciones, el Ayuntamiento Nuevo recibió su aspecto actual a finales del siglo XIX. Grandes ventanas, balcones y miradores adornan el blanco edificio encalado desde entonces.

El interior del Ayuntamiento Nuevo es también una verdadera joya. Laboriosas tallas de madera y adornos de estuco en los techos crean un romántico ambiente en las amplias habitaciones, que son el mejor escenario posible para la celebración de bodas; la plaza de la catedral.

La Plaza de los Agustinos, o Agustinerplatz, una de las plazas centrales del casco antiguo de Friburgo, donde encontramos edificios emblemáticos como el Augustinermuseum, antiguo convento agustino y actualmente uno de los mejores museos de Friburgo. La plaza tiene numerosos bares con terrazas que otorgan a la ciudad, en épocas de buen tiempo, un ambiente mediterráneo. Muchas personas disfrutan en las escaleras de la plaza, así como del frescor de los famosos "Bächle", los pequeños canales que recorren muchas de las calles del centro histórico. Por detalles como este, Friburgo está considerada como la ciudad más cálida de Alemania.

Después, regresaremos a nuestro hotel de Friburgo donde cenaremos y pasaremos la noche.

Día 15: Friburgo - Colmar - Ruta de los vinos - Estrasburgo. Por la ruta de los vinos hacia la “pequeña Francia”

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

La jornada de hoy nos llevará, a través de la ruta del vino, primeramente, a Colmar, hacia donde saldremos nada más terminar nuestro desayuno. Colmar se desarrolló durante la Edad Media como lugar de importancia en el negocio del vino y, en la actualidad, conserva un gran patrimonio. Tendremos tiempo libre para pasear por su casco histórico, de estilo gótico alemán, y disfrutar viendo lugares, como, por ejemplo, la Pequeña Venecia, un barrio de casitas tradicionales alsacianas a orillas del río Launch y los distritos de los diferentes gremios que habitaron la ciudad.

A continuación, haremos un recorrido por la ruta de los vinos, almorzaremos y visitaremos una bodega. Además, conoceremos Riquewihr, con sus típicas casas alsacianas. Seguiremos nuestro camino hasta llegar a Estrasburgo.

Al llegar a esta ciudad, haremos una visita panorámica. La ciudad está situada en las márgenes del río L’ill, donde se une al Rin en la frontera con Alemania. El centro histórico de la ciudad, es, desde 1989, Patrimonio de la Humanidad.

A pesar de su modernidad, debida al hecho de que Estrasburgo es sede del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa y una de las dos capitales europeas, la ciudad, sin embargo, ha sabido proteger su patrimonio histórico en torno a la catedral gótica y a un antiguo barrio conocido como la Petite France. En esta ciudad, típicamente alsaciana, se concentran todas las especialidades gastronómicas locales: foie-gras, vinos, chocolate y aguardiente.

A lo largo de nuestra visita, conoceremos la “Cathédrale de Notre-Dame”, cuya construcción se inició a finales del siglo XI, pero no se terminó hasta 1439. Por ello, el coro es románico y la nave gótica y veremos la Plaza de la Catedral. Después, iremos al barrio antiguo, centro histórico de Estrasburgo, que se encuentra en una isla rodeada por las aguas del río L'Ill. En este espacio se encuentran diversos monumentos de interés, el principal de los cuales es, sin duda, la Catedral.

Conoceremos el Palacio de Rohan, antigua residencia de los príncipes-obispos y cardenales de la Casa de Rohan, que era una antigua familia francesa noble procedente de Bretaña. El Palacio es un lugar emblemático de la ciudad, desde el punto de vista, no solo, histórico, sino arquitectónico y, por supuesto, cultural.

Veremos, por último, la “Petite France”, en el centro histórico de la ciudad, quizás, el barrio más pintoresco del casco antiguo de Estrasburgo. Antiguamente los pescadores, molineros, y curtidores de pieles vivían y trabajaban en este barrio, construido a ras del agua. Sus hermosas casas con entramados de madera datan de los siglos XVI y XVII y sus inclinados tejados se abren a los desvanes donde antiguamente se secaban las pieles.

Terminada nuestra interesante visita de la ciudad, iremos al hotel, nos registraremos y pasaremos la noche.

Día 16: Estrasburgo - Frankfurt – España. ¡Hasta pronto, Austria! ¡Hasta pronto, Alemania!

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo

Hoy se acaban estas dos fantásticas semanas en las que hemos visitado ciudades monumentales, rutas naturales hermosísimas y pueblos encantadores. Hoy lo que nos toca es despedirnos de todo ello, recoger nuestras cosas, desayunar y estar listos a la hora que nos hayan indicado, para salir hacia Frankfurt, donde embarcaremos camino de casa.

Si nuestro vuelo es para este mismo día, debemos recordar que no sea anterior a las 14:00 horas. En caso de que no pueda ser así, debemos reservar un vuelo para el día siguiente y solicitar una noche extra en Frankfurt, desde donde nos llevarán al aeropuerto a la hora que indiquemos.

Llevamos dentro de nosotros y en nuestras maletas recuerdos, no siempre físicos, que no podremos ni, por supuesto, querremos olvidar nunca. Conforme el avión se vaya elevando y atravesando las nubes, iremos perdiendo de vista el suelo de esta parte de Europa que nos ha fascinado y a la que, antes o después, querremos volver porque, a pesar de todo lo que hemos conocido, somos conscientes de lo mucho que todavía queda por conocer. Así pues, ¡volveremos!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Austria Trend Hotel Salzburg West
Salzburg

Austria Trend Hotel Salzburg West

NH Hirschberg Heidelberg
Hirschberg

NH Hirschberg Heidelberg

Staycity Aparthotels Heidelberg
Heidelberg

Staycity Aparthotels Heidelberg

Leonardo Hotel Heidelberg
Heidelberg

Leonardo Hotel Heidelberg

Mercure Strasbourg Palais des Congres
Estrasburgo

Mercure Strasbourg Palais des Congres

Mercure Strasbourg Centre
Estrasburgo

Mercure Strasbourg Centre

Super 8 by Wyndham Freiburg
Friburgo

Super 8 by Wyndham Freiburg

Leonardo Hotel Munich City Olympiapark
Múnich

Leonardo Hotel Munich City Olympiapark

Holiday Inn Express Munich - City East
Múnich

Holiday Inn Express Munich - City East

Fürther Hotel Mercure Nürnberg West
Furth

Fürther Hotel Mercure Nürnberg West

Congress Hotel Mercure Nürnberg an der Messe
Nuremberg

Congress Hotel Mercure Nürnberg an der Messe

Leonardo Hotel Frankfurt City South
Frankfurt

Leonardo Hotel Frankfurt City South

Leonardo Royal Hotel Frankfurt
Frankfurt

Leonardo Royal Hotel Frankfurt

Holiday Inn Express Frankfurt Airport
Frankfurt

Holiday Inn Express Frankfurt Airport