Viaje a Bélgica: Circuito Lo mejor de Holanda y Flandes Semana Santa

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
Completo
Circuito: Lo mejor de Holanda y Flandes Semana Santa
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Completo
Disfruta de un viaje único a Holanda y Bélgica

Ámsterdam, La Haya, Bruselas, Amberes… Las ciudades que tendrás la oportunidad de conocer a lo largo de este maravilloso viaje dejarán en tu memoria una huella imborrable. Sácale todo el partido a esta escapada y disfruta del patrimonio histórico, cultural y natural de dos países que son piezas esenciales de la gran Europa.

Itinerario

Día 1: España – Ámsterdam. Un viaje al corazón de Europa

RÉGIMEN Cena.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Con la emoción de quien está a punto de empezar algo grande, nos dirigiremos al aeropuerto con, al menos, dos horas de antelación. Haremos todos los trámites necesarios para embarcar en el avión y, después de un corto vuelo, aterrizaremos en Ámsterdam, donde nos estarán esperando para trasladarnos a nuestro hotel. Después de registrarnos, tendremos tiempo libre durante lo que queda de jornada. Este tiempo podremos aprovecharlo para caminar por la capital holandesa, familiarizarnos con sus calles y admirar sus monumentos.

Además de movernos a nuestro aire, también podremos contratar una actividad opcional que consiste en dar un paseo en barco por los canales, lo que nos ayudará a conocer algunos de los enclaves más destacados de la ciudad, de una forma amena y diferente. Este recorrido pasará por lugares como la Casa de Ana Frank, el Puente Delgado sobre el río Amstel, la Iglesia del Oeste, el Canal de los Señores y el Canal de los Príncipes. Una visita muy recomendable, sin duda, al final de la cual, volveremos al hotel para cenar y descansar.

Día 2: Ámsterdam. Una encantadora capital europea

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Ámsterdam
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto terminemos de desayunar en el hotel, saldremos para hacer una visita panorámica por lo mejor de Ámsterdam. Conoceremos sus enclaves más representativos y disfrutaremos de la arquitectura, el ambiente y la esencia de la capital holandesa.

La primera parada, la haremos en la Plaza Dam el auténtico centro neurálgico de la ciudad que, desde hace siglos es testigo privilegiado de la vida social y de la actividad comercial de la capital. La Plaza Dam se encuentra en el punto exacto donde en el Siglo XIII, se construyó la primera presa sobre el río Ámstel y es el origen de la ciudad. En esta plaza se encuentran algunos edificios históricos de gran belleza, como el Palacio Real, una majestuosa construcción neoclásica de mediados del Siglo XVII, la Iglesia Nieuwe Kerk o el Museo de Cera Madame Tussaud. En el centro de la plaza se encuentra, además, el Monumento Nacional, un enorme obelisco de 22 metros de altura, que fue erigido como homenaje a los soldados holandeses que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. También visitaremos el famoso Mercado de las Pulgas, un mercadillo divertido y repleto de curiosidades que viene funcionando ininterrumpidamente desde hace 400 años. Otro punto que tampoco podemos perdernos es el mercado de Mercado Flotante de Flores, llamado Bloemenmarkt, Este mercado está formado por cientos de puestos a lo largo del Canal Singel. En él se pueden ver miles de flores de gran colorido y belleza. Sin embargo, la flor que acapara la mayoría de las miradas y de las compras, es la flor nacional holandesa: el tulipán.

En nuestra visita panorámica, pasaremos por la Casa Museo de Rembrandt, en la que vivió este pintor universal en el Siglo XVII. La casa se conserva en perfecto estado, y sus muebles y enseres personales están como si el tiempo se hubiera detenido. Siguiendo con el recorrido llegaremos a la Plaza de los Museos o Museumplein, un espacio único, situado en la zona sur de Ámsterdam, donde se hallan tres de los museos más importantes de la ciudad: el Rijksmuseum, o Museo Nacional, la pinacoteca más importante del país, donde se exhibe una impresionante colección de obras de arte del Siglo de Oro. Entre las piezas más valiosas se encuentran, no solo cuadros de Rembrandt, también pinturas de Vermeer, Frans Hals o Jan Steen. El segundo museo de la plaza es el Museo Van Gogh, que atesora más de 200 obras del más famoso de los artistas holandeses. La tercera exhibición es el Stedelijk, o Museo Municipal de Arte Moderno, tan espectacular por dentro como por fuera. Para redondear el recorrido panorámico por Ámsterdam, pasaremos también por el Barrio Judío, donde se halla el Jardín Botánico Hortus Botanicus y la única sinagoga que resistió los bombardeos alemanes de la Segunda Guerra Mundial. Para terminar el itinerario, daremos un paseo en barco por los canales de la ciudad, por los que Ámsterdam es conocida como “La Venecia del Norte”, cuyas orillas están llenas de pintorescas casas flotantes.

También nos llevarán a conocer una fábrica de tallado de diamantes, en la que podremos presenciar todo el proceso de elaboración, desde la extracción del cristal en bruto, hasta la conversión en brillante. Después de la visita panorámica, haremos una pausa para almorzar y, a continuación, tendremos toda la tarde libre para seguir explorando Ámsterdam a nuestro ritmo. Podremos pasear por alguno de sus famosos mercadillos callejeros o visitar cualquiera de sus maravillosos museos: tales como el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum, la Casa Museo de Rembrandt, la Casa de Ana Frank, el Stedelijk o el Amstelkring. Al final de la jornada, regresaremos al hotel para dormir.

Día 3: Ámsterdam. Descubrir sus rincones, y visitar sus encantadores pueblos

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy tenemos por delante un estimulante dilema, en el que tendremos que decidir entre quedarnos pasando el día en Ámsterdam, disfrutando con total libertad de sus calles, sus canales, su bella arquitectura y sus museos, o contratar una de las excursiones opcionales programadas, para conocer algunos de los pueblos más pintorescos e interesantes de los alrededores de la capital.

Si decidimos realizar la excursión, saldremos del hotel nada más desayunar, y haremos nuestra primera parada en la impresionante Subasta de Flores de Aalsmeer, que recibe anualmente más de 200.00 visitantes. En esta lonja floral, los grandes comerciantes del sector pujan por flores y plantas de todos los tipos y nacionalidades. Después, iremos a Zaanse Schans, popularmente conocido como “el pueblo de los molinos”, una localidad a menos de media hora de Ámsterdam, que los amantes de la historia y de las poblaciones con encanto no se pueden perder. Los molinos de viento que se encuentran en Zaanse Schans y en sus alrededores, fueron construidos a lo largo del Siglo XVII para moler grano y especias, y, también, para fabricar todo tipo de tintes y pinturas. Los habitantes de Zaanse Schans han conservado no solo los molinos fieles a su forma original, también han conservado las casas, las calles y las iglesias de la población, hasta tal punto que, como en un museo viviente, los viajeros pueden visitar el pueblo y contemplar cómo era la vida en el pasado.

La excursión opcional también nos llevará a conocer Marken, otra localidad encantadora que hace muchos años se hallaba en una isla, pero que actualmente está unido a tierra firme mediante una carretera y un dique. Marken, es un pueblo de religión mayoritariamente protestante y ambiente relajado y es el lugar perfecto para pasear entre pintorescas viviendas, cuidados jardines y canales junto al mar. Todo en este lugar emana paz y tranquilidad, y se percibe perfectamente cómo los habitantes del pueblo han mantenido sus tradiciones durante siglos. Volendam es la tercera localidad que visitaremos en nuestra excursión. Al contrario que Marken, Volendam es de tradición católica. Fue fundado en el Siglo XIV en las cercanías del puerto de Edam, y en la actualidad es una pintoresca población pesquera cuyo paseo marítimo invita a caminar a lo largo de la orilla del mar y a olvidar, aunque solo sea por un momento, las preocupaciones cotidianas. Podremos aprovechar nuestra visita a Volendam para comprar algunas cosas o para probar alguno de los platos típicos de la gastronomía local, a base de pescado fresco recién capturado. Al final de la jornada, retornaremos a Ámsterdam, donde pasaremos la noche.

Día 4: Ámsterdam – La Haya – Delft – Rotterdam. Los paisajes campestres y urbanos de Holanda

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.Cena .
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy conoceremos La Haya, Delft y Rotterdam, tres de las ciudades más importantes de Holanda. Podremos visitar esas ciudades por nuestra cuenta, ya que dispondremos de tiempo libre en cada una de ellas, y también podremos realizar una visita panorámica opcional, que puede contratarse en el momento sobre la marcha.

Después de desayunar, nos dirigiremos a La Haya, nuestra primera parada en el recorrido del día. Esta ciudad es la sede del gobierno de Holanda y de la mayoría de las embajadas del país. Podremos conocer los lugares más emblemáticos de dos formas: por nuestra cuenta, recorriendo la ciudad a nuestro aire o también podremos contratar una visita panorámica. En La Haya podremos contemplar algunos edificios notables, tales como la sede del Tribunal Internacional de La Haya; la Real Pinacoteca Mauritshuis, especializada en obras de arte de los siglos XVII y XVIII; o el Koninklijke Schouwburg, o el Teatro Real de la Haya. También podremos conocer el conjunto de edificios que integran el Parlamento Holandés, llamado Binnenhof, y los preciosos e imponentes palacios distribuidos por toda la ciudad, como el Palacio Noordeinde, el Palacio Huis ten Bosch o el Palacio de la Paz. Los viajeros que hayan contratado la visita panorámica podrán conocer, además, el Madurodam, un parque en el que se muestran, en miniatura, los lugares y elementos más representativos de los Países Bajos.

Una vez concluido nuestro recorrido por la Haya, nos iremos a Delft, una pequeña localidad conocida en todo el mundo por su industria de porcelana azul y por la huella que dejó en ella el pintor Johannes Vermeer. Tomaremos el almuerzo en Delft y, como en la Haya, podremos disfrutar de un tiempo libre, en el que podremos visitar la ciudad a nuestro aire, o podremos continuar la visita panorámica que contratamos en La Haya. Cualquiera que sea nuestra elección, podremos disfrutar de esta agradable ciudad, del encanto de sus calles, siempre llenas de flores, y de sus canales, iglesias y mansiones. Una vez concluida la visita, seguiremos nuestro camino, que, esta vez, nos llevará a Rotterdam.

En el tiempo libre que volveremos a tener, podremos conocer esta ciudad, que es el corazón económico e industrial de Holanda y en la que se encuentran los edificios más representativos de la arquitectura contemporánea holandesa.

Al final del día, volveremos al hotel, donde cenaremos y pasaremos la noche.

Día 5: Rotterdam – Plan Delta – Middelburg – Bruselas. La fuerza de la ingeniería del plan Delta

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy diremos adiós a la extraordinaria ciudad de Rotterdam y continuaremos nuestro recorrido por Holanda y Flandes. Lo haremos después del desayuno, y nada más salir del hotel nos dirigiremos a las Islas de Zelanda. Aquí conoceremos el Plan Delta, un impresionante proyecto de gestión del agua desarrollado por las autoridades holandesas tras las catastróficas inundaciones de 1953. Quedaremos maravillados al conocer como la barrera que se construyó en aquel momento protege, todavía hoy, a las poblaciones y campos de cultivo que se hallan en los alrededores del delta formado por los ríos Rhin, Escalda y Mosa.

Después de conocer este plan ciclópeo y los recursos que puede desplegar el ser humano para protegerse de los excesos de la naturaleza, pondremos rumbo a: Middelburg, capital de la provincia de Zelanda y nuestro próximo destino. Allí almorzaremos y, a continuación tendremos tiempo libre para recorrer la ciudad a nuestro antojo. Algunos de los lugares que no podemos perdernos en nuestro paseo son: el Ayuntamiento, la torre conocida como Lange Jan, la Abadía de Middelburg, los pintorescos canales que hay por toda la ciudad o las elegantes mansiones, que hay repartidas por toda la población. El origen de estas grandes y lujosas casas se remonta al Siglo XVIII, cuando en este lugar se encontraba la base de la legendaria Compañía de las Indias Orientales. El tráfico de productos exóticos provenientes de tierras lejanas enriqueció enormemente a los comerciantes de la época que se construyeron las soberbias mansiones que, todavía hoy, pueden admirarse.

Tras conocer el Plan Delta y pasear a nuestro aire por Middelburg, nos iremos directos a Bruselas. Una vez llegados a la capital belga, dispondremos de tiempo libre hasta el final de la jornada. Podremos aprovechar esas horas libres para dar un primer paseo por la ciudad, familiarizarnos con sus calles y admirar sus monumentos. Una recomendación que deberíamos tener en cuenta es la de pasear por la Grand Place de Bruselas al caer la noche, cuando todo empieza a iluminarse. Vivir una experiencia como esa es una auténtica maravilla, que solo puede disfrutarse en muy pocos lugares del mundo.

Día 6: Bruselas – Gante – Bruselas. El esplendor gótico

RÉGIMEN Desayuno.Almuerzo.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Bruselas
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy tenemos por delante un itinerario apasionante en suelo belga, así que lo mejor será desayunar bien y llenarnos de energía. Después, saldremos para realizar una visita panorámica por Bruselas, en la que conoceremos sus enclaves más representativos. Pararemos en la Grand Place, centro neurálgico de la ciudad, considerada uno de los conjuntos arquitectónicos más bonitos e interesantes, por lo que recibió el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el año 1998. En la Grand Place podremos contemplar la Casa del Rey, un edificio construido en 1536 y reformado en 1873, que fue residencia oficial de la familia real, hasta que se convirtió en el Museo de la Ciudad; las Casas de los Gremios; la casa en la que vivió el escritor francés Víctor Hugo en el Siglo XIX, o el Palacio de los Duques de Brabante. También pasaremos por el Barrio de Sablon, un conjunto de calles llenas de ambiente y de comercios exclusivos, en el que podemos encontrar la iglesia de Notre Dame du Sablon, un bello templo gótico del siglo XV, y el Palacio de Justicia, un enorme edificio de finales del siglo XIX, que es la sede el Poder judicial y de los tribunales de justicia de Bélgica.

Tampoco podrían faltar, por supuesto, las visitas al Manneken Pis y al Atomium, los dos símbolos más reconocibles de la ciudad. Después del recorrido por Bruselas, pondremos rumbo a Brujas, donde, al llegar, dispondremos de tiempo libre para conocer la ciudad por nuestra cuenta. Brujas está considerada una de las ciudades más bonitas del mundo, gracias a su perfectamente conservada arquitectura medieval y a sus pintorescas casas junto a los canales. Por ello no es de extrañar que Brujas sea el lugar más visitado de Bélgica, por delante incluso de Bruselas, y que la UNESCO declarase su centro Histórico Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. En el tiempo libre del que disfrutaremos en esta ciudad podremos conocer, por ejemplo, su preciosa Plaza Mayor, rodeada de fachadas espectaculares de distintos colores, edificios ilustres como el Palacio Provincial, y la famosa Torre Belfort, o Campanario de Brujas, una torre-campanario de 83 metros de altura. No podemos irnos de Brujas sin visitar sus pintorescos canales y cualquiera de las cervecerías típicas que se encuentran repartidas por la ciudad, en las que se rinde culto a la bebida nacional. Después de este recorrido, almorzaremos en la ciudad.

Después de visitar Brujas, pondremos rumbo hacia Gante, ciudad célebre por sus bellos edificios y por su animado ambiente. Al llegar, tendremos un tiempo libre para familiarizarnos a nuestro ritmo con las calles y el ambiente de la población. Algunos de los lugares que no podemos dejar de visitar son: la Catedral de San Bavón; el Castillo de los Condes de Flandes; la Torre Belfort, un campanario de 91 metros de altura levantado en el siglo XIV y que tiene un mirador desde el que se puede disfrutar de las mejores vistas de Gante.

El tiempo libre previsto en Brujas y en Gante, podremos disfrutarlo a nuestro aire, pero también existe la posibilidad de contratar una visita guiada para las dos ciudades. Al final de la jornada, regresaremos al hotel de Bruselas para cenar y pasar la noche.

Día 7: Bruselas – Amberes – Malinas – Bruselas. Diamantes y Erasmo de Rotterdam

RÉGIMEN Desayuno.Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Amberes Panorámica de Malinas
ALOJAMIENTO Hotel

En cuanto demos buena cuenta de nuestro desayuno en el hotel, seguiremos conociendo Flandes. En esta ocasión, viajaremos a Amberes. Esta bonita ciudad está a cien kilómetros, aproximadamente, al este de Brujas y, además de ser famosa por los diamantes que en ella se comercializan, está llena de lugares dignos de ser visitados. Nada más llegar, iniciaremos una visita panorámica, que nos llevará a conocer algunos de los lugares más representativos de la ciudad. Nos dirigiremos a la Plaza Mayor, donde se encuentra situado su Ayuntamiento, edificado a mediados del siglo XVI, con una mezcla de estilos entre los que predominan los del renacimiento italiano y los flamencos. En su parte alta, hay una serie de ornamentos de color dorado y su fachada está completamente llena de banderas. Es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1999. Visitaremos el exterior de la Catedral de Nuestra Señora de Amberes, también Patrimonio de la Humanidad. La Catedral es de estilo gótico y posee un enorme campanario de más de ciento veinte metros de altura. En su construcción se emplearon casi doscientos años y es la mayor iglesia del país.

Cuando terminemos la visita de Amberes, iremos a Malinas, que fue capital de los Países Bajos durante los tiempos de los duques de Borgoña. En esta población nos espera otro tour panorámico en el que podremos conocer los edificios más importantes de la ciudad, concentrados, principalmente, en torno a su Plaza Mayor, como, por ejemplo, la Catedral de San Romualdo y el Ayuntamiento, con distinguidas e interesantes fachadas.

A continuación, volveremos a la capital belga y se habrán acabado las actividades programadas para el día. Seremos libres para emplear la tarde paseando por la ciudad y seguir descubriendo sus rincones, o, si lo preferimos, podremos llevar a cabo una excursión optativa, fuera de programa, para visitar Lovaina, ciudad que vio dar clases a uno de los hombres más importantes y distinguidos de Holanda, Erasmo de Rotterdam. Llegados a Lovaina, tendremos tiempo libre para poder admirar los magníficos enclaves y monumentos de la ciudad, como la Plaza Mayor o Grote Markt, llena de hermosos edificios emblemáticos de la arquitectura de Flandes, como, por ejemplo, el magnífico Ayuntamiento del Siglo XV, de estilo gótico brabanzón, lo mismo que la iglesia de San Pedro, una de las dos únicas iglesias en el mundo que ostentan el título de Iglesia Magistral, ya que todos sus canónigos debían ser Doctores en Teología. Podremos admirar, así mismo, un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998, el Beaterio o Gran Beguinaje, que se podría calificar como una ciudad en miniatura y que es el lugar perfecto para dar un paseo por enormes prados cubiertos de verde; el Salón de los Tejidos; el Colegio Van Dale; la Iglesia de San Miguel…

Finalizadas nuestras actividades del día, volveremos a Bruselas, iremos al hotel y, después de ponernos cómodos, cenaremos y nos retiraremos a pasar la noche en nuestras habitaciones.

Día 8: Bruselas – España. Todo lo que empieza, acaba

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Mientras tomamos nuestro último desayuno en Bruselas, tal vez pensemos que ha sido un viaje demasiado corto, que los días han pasado muy rápidos y esto es porque, si hacemos memoria, nos daremos cuenta de que, todas y cada una de las jornadas que hemos vivido, han estado llenas de visitas y de vivencias tan interesantes que nunca se borrarán de nuestra cabeza. Es verdad que saber que, en unas pocas horas, tendremos que dejar atrás todo esto, puede que nos ponga un poco tristes, pero no debemos dejarnos vencer por este sentimiento y aprovechar lo que nos queda, tal vez para dar un último paseo por la ciudad o comprarnos algún recuerdo. Hagamos lo que hagamos, a la hora que nos hayan citado tendremos que estar listos para salir hacia el aeropuerto y, después de los trámites necesarios, embarcar en el avión que, poco a poco, nos irá alejando de estas tierras y acercando a casa. Es hora de empezar a planear la próxima “escapada”. ¡Buen viaje y hasta la próxima aventura!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

Dutch Design Hotel Artemis
Ámsterdam

Dutch Design Hotel Artemis

Hotel ibis Rotterdam City Centre
Roterdam

Hotel ibis Rotterdam City Centre