Compartir:

Visitando el Lago de Bled en Eslovenia | Un lugar de postal

El lago Bled en Eslovenia se sitúa junto a los Alpes Julianos y, aunque podría tratarse de un lago cualquiera, tiene un encanto especial que no ha pasado desapercibido; de ahí que se haya convertido en un punto de gran atractivo turístico. Si quieres visitar un lugar de postal, ¡te dejamos todos los detalles!

Conoce el maravilloso pueblo de Bled

El pequeño pueblo de Bled se encuentra al noroeste de Eslovenia y tiene una población que se sitúa alrededor de los 5.000 habitantes. Su principal atractivo se encuentra precisamente en su localización, puesto que está al lado del Parque Nacional del Triglav. Una montaña cuyo nombre la define, ya que el significado de esta palabra es “tres cabezas”, en alusión a su forma con tres picos. Tal es su importancia que forma parte de la bandera nacional.

Pero además de este parque, lo que justifica la visita al pueblo es el lago Bled de Eslovenia. Se trata de un lago glaciar con la particularidad de que hay una iglesia en el centro, y junto al castillo que se asoma desde lo alto de las rocas, conforman una imagen que fácilmente podríamos confundir con un cuadro.

Viajar a Eslovenia debe incluir obligatoriamente una parada en este magnífico lugar y sus alrededores. Si hay algo que destaca en este país es su naturaleza, ¡y no hay mejor sitio para comprobarlo que aquí!

Toda la información sobre el Lago Bled

El lago se encuentra aproximadamente a unos 55 km al norte de la capital del país, Ljubljana. Parece ser que su encanto ya se dejaba ver, porque los primeros asentamientos de la comunidad eslava datan de la época del mesolítico. Con la llegada de las conquistas, los bávaros y los francos también habitaron estas tierras, hasta el año 1004; cuando la nobleza Brixen tomó sus riendas durante unos 800 años, a pesar de que nunca llegaron a trasladarse allí.

El relevo lo tomó la soberanía de Austria hasta 1908, cuando Napoleón las incluyó en el imperio francés. Los años posteriores serían continuas batallas cambiando de poder, hasta que en 1991 finalmente Eslovenia se proclamó estado independiente de Yugoslavia. En cuanto al pueblo en sí, fue en 1960 cuando el conjunto de pequeñas villas granjeras pasó a ser considerada una misma localidad.

4 lugares imprescindibles del Lago Bled

Para llegar hasta el lago puedes utilizar el transporte público, como el tren o el autobús, ir en coche e incluso con un tour. Una vez allí, te recomendamos visitar los lugares que te dejamos a continuación. Y si te ha entrado hambre tras finalizar tu visita y quieres saber dónde comer en el lago Bled Eslovenia, en los alrededores encontrarás multitud de restaurantes.

Iglesia de la Asunción

La Iglesia de la Asunción es la que se encuentra en el centro del lago, así que para llegar hasta allí tendrás que tomar un barco eléctrico conocido como Pletna Boat o bien alquilar tu propia barca. El precio del primero ronda los 12 € por persona. Si practicas la natación, también puedes llegar hasta allí nadando, pero como el agua está un poco fría, así que si optas por esta alternativa te recomendamos no visitar el Lago Bled en invierno.

La iglesia fue reconstruida en varias ocasiones y su estilo final es barroco. Destacan el campanario, la Campana de los Deseos, su escalera, el altar y los frescos en el presbiterio. Pero sin duda, su mayor encanto reside en su ubicación.

Castillo Bled

El Castillo Bled en Eslovenia es otro de los lugares que debes visitar. Construido en la época de los Brixen, tuvo que ser reconstruido en el s. XVI tras un grave terremoto. La entrada al interior vale aproximadamente 11 €, y podrás dejarte enamorar por su capilla gótica, sus patios, la forja y el resto de las joyas que alberga.

Iglesia de St. Martin

Esta iglesia se encuentra junto al castillo, y es el tercero y último de los lugares que ver en el pueblo. Se construyó en 1905 y tiene un estilo neogótico. Lo que la ha hecho conocida son sus frescos en el interior, donde en el cuadro representativo de La última cena, Judas ha sido sustituido por el rostro de Vladimir Lenin.

Garganta de Vintgar

La Garganta de Vintgar en Lago Bled Eslovenia es un barranco de grandes dimensiones que se extiende por el río Radovna en un tramo de kilómetro y medio. En su final, se encuentra una enorme cascada que se ha convertido en todo un monumento. Su garganta se formó en la era glacial, debido a la capa de arenisca que caracteriza esta zona.

Para acceder a los rápidos y las cascadas que se forman, podrás utilizar las pasarelas de madera. Desde allí, no solo disfrutarás de la belleza de las vistas, sino que incluso podrás ver bajo el agua por lo limpia que está. Si quieres descubrir este mágico lugar, ¡viaja con Iberojet !

Anterior Subida al Annapurna | Guía completa
Siguiente Visita el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice en Croacia

Ofertas Relacionadas

Croacia, Eslovenia y Bosnia B (Vuelos Especiales)

7 noches
Desde 1.697 €
Consultar

Croacia, Eslovenia y Bosnia A - Senior (Vuelos Especiales)

7 noches
Desde 1.553 €
Consultar

Categorías