Compartir:

Subida al Annapurna

El Annapurna es un macizo montañoso que se encuentra en la cordillera del Himalaya. Con algo más de 8.000 m de altura, es la décima montaña más alta del planeta y, sin duda, una de las más duras de escalar. Pero si lo tuyo son los retos, ¡hoy te contamos cómo superar la subida al Annapurna!

Toda la información sobre la montaña Annapurna

Aunque asociamos Viajar a Nepal con templos y budismo, este país tiene mucho más que ofrecer. Uno de sus grandes tesoros es la montaña Annapurna, que, con un recorrido en su circuito clásico superior a los 250 km, te dejará con unas agujetas que probablemente recordarás durante el resto de tu vida.

Pero antes de adentrarnos en dicho recorrido, es importante tener en cuenta una serie de aspectos previos que te ayudarán para cuando estés allí. En primer lugar, es conveniente conocer el tiempo antes de realizar la subida al Annapurna para poder ir en la época adecuada, y evitar las lluvias y las nevadas.

Los meses prohibidos son enero y febrero, ya que el frío es mayor y la nieve te impedirá atravesar ciertas zonas. De marzo hasta mayo es una buena época para ir; las temperaturas suben y la afluencia de turistas no es demasiado elevada, por lo que podrás encontrar alojamiento con facilidad. No obstante, aún puede haber nubes que tapen las vistas, sobre todo al atardecer. De octubre a diciembre es la temporada alta oficial; las lluvias han cesado y los turistas comienzan a llegar. Entre junio y septiembre, por tanto, encontrarás el mayor temporal de lluvia.

Una vez que hayas decidido cuándo ir, tendrás que hacerte con el permiso de entrada y con una tarjeta especial, disponibles en las agencias de turismo oficiales. Si tienes poca experiencia haciendo senderismo, es muy probable que experimentes el mal de altura del Annapurna.

A medida que se asciende, disminuyen la cantidad de oxígeno y la presión atmosférica, y el organismo responde con dolores de cabeza, vértigo, insomnio, vómitos. Para evitarlo, se recomienda ascender gradualmente, pero te interesa informarte todo lo que puedas para saber cómo reaccionar y qué hacer en cada caso.

Subida al Annapurna: Trekking en 15 días

Para poder disfrutar la subida al Annapurna y evitar el mal de altura, lo ideal es hacer el circuito en 15 días. De este modo, mantendrás un buen ritmo, pero permitirás a tu organismo adaptarse. Para comenzar, tendrás que dirigirte a Katmandú, desde donde irás a Besisahar a 923 m y luego a Bulebule, en un comienzo tranquilo. En el segundo día, hacia Chamje (1.410 m), destacan los puentes colgantes y las cascadas, así como los bosques, colinas rocosas y cultivos de arroz.

En el tercer día llegarás a Bagarchhap a 2.160 m, después de atravesar diferentes bosques de pinos, abetos, rododendros y bambú y contemplar diversos valles. Al día siguiente, ascenderás hasta los 2.710 m, en Chame, y pasarás por pueblos como Danque, Tamang, con impresionantes vistas, Thanchowk y Kolo.

En tu quinto día, pasarás la barrera de los 3.000 m para llegar a Pisang. A partir de aquí es cuando pueden comenzar a aparecer los síntomas del mal de altura. Seguirás atravesando bosques, pero también cruzarás un río por un puente colgante. El sexto, llegarás a Manang a 3.540 m, tras pasar por un pueblo con apariencia tibetana, Braga, con bellas casas de té, y el gompa; una exposición de estatuas sobre un risco. Aquí debes pasar también el día siguiente, ya que te encuentras a una gran altura y es imprescindible aclimatarse.

El octavo día superarás los 4.000 m de camino a Yak Kharka, con praderas llenas de yaks y caballos, y en el noveno, los 4.500 m en Thorung Phedi. En la ruta hacia Letdar, que asciende bordeando un río, irás adaptándote de nuevo a la altura. En tu destino podrás contemplar leopardos de las nieves, buitres, quebrantahuesos y cabras de montaña.

En el décimo día, llegarás al punto más alto de esta clásica subida al Annapurna, en el Paso Thorung, que se encuentra a 5.416 m. Desde allí puedes divisar el pico de hielo del Khatungkang, entre otras montañas, para luego comenzar el descenso hacia Muktinath; un lugar sagrado con templos, un manantial, una llama eterna o el centenar de boquillas de agua por las que sale agua sagrada.

Tras este curioso lugar lleno de peregrinos, seguirás descendiendo a Jomsom a 2.750 m, cruzando praderas y ríos. La siguiente parada es Tatopani, que te regala unas fantásticas vistas al Himalaya, Ghorepani, con un recorrido por la flora del país, Poonhill, donde el amanecer no tiene desperdicio, y Pokhara, donde finaliza tu ruta para volver a Katmandú.

Si quieres descubrir toda la belleza que esconde la subida al Annapurna, ¡reserva ya tus billetes con Iberojet !

Anterior Trekking en las Montañas Simien en Etiopía | Todo lo que debes saber
Siguiente Visitando el Lago de Bled en Eslovenia

Ofertas Relacionadas

Nepal clásico

7 noches
Desde 2.520 €
Consultar

Categorías