Compartir:

Un viaje a Tailandia te invita a explorar sus maravillas naturales y arquitectónicas, además también te sumerge en el bullicio de su vida cotidiana a través de los mercados flotantes. Estos emporios acuáticos son un hervidero de actividad donde los comerciantes en pequeñas embarcaciones de madera, cargadas hasta el borde con frutas tropicales, verduras frescas, y delicias locales, reman entre los clientes. Los aromas de la comida callejera tailandesa cocinándose en barcas improvisadas llenan el aire, mientras los sonidos del regateo y la risa crean una melodía que acompaña el suave chapoteo del agua.

Al visitar estos mercados flotantes en Tailandia, tienes la oportunidad de probar la cocina local, y puedes llevarte un pedazo del país a casa, ya sea en forma de artesanía tradicional, textiles vibrantes o recuerdos únicos. Cada mercado flotante tiene su propio carácter; algunos son conocidos por sus ofertas gastronómicas, otros por su artesanía y algunos simplemente por la experiencia visual que ofrecen. Navegar por estos canales es como viajar en el tiempo, donde la tradición se encuentra con la modernidad y la historia cobra vida ante tus ojos. Es una experiencia que te conecta con la esencia misma de Tailandia, dejando recuerdos que perdurarán mucho después de que tu viaje haya terminado.

Damnoen Saduak: El ícono flotante

El Damnoen Saduak es un icono cultural reconocido mundialmente y uno de los mercados flotantes en Tailandia más atractivos. A tan solo dos horas de la vibrante Bangkok, este mercado ofrece una experiencia única e inolvidable. Al adentrarte en este laberinto acuático, serás testigo de una explosión de colores y aromas. Cientos de embarcaciones se deslizan suavemente sobre el agua, cargadas con lo mejor de la cosecha local: frutas exóticas que despiertan los sentidos, verduras que son el reflejo de la fertilidad de la tierra tailandesa y platos tradicionales que se preparan ante tus ojos, llenando el aire con deliciosos olores que te invitan a probar. Los vendedores, ataviados con los típicos sombreros cónicos, no solo venden sus mercancías, sino que también comparten historias y sonrisas, ofreciéndote una calurosa bienvenida a su mundo flotante, un verdadero tesoro de la cultura tailandesa.

Amphawa: Encanto local al atardecer

Más cercano a Bangkok y menos concurrido que Damnoen Saduak, el mercado flotante de Amphawa cobra vida al atardecer. Los locales acuden aquí para disfrutar de mariscos a la parrilla, servidos directamente desde las barcas que cocinan en brasas flotantes. A medida que el crepúsculo tiñe el cielo de tonos rosados y dorados, los visitantes se sumergen en un festín para los sentidos. Mientras el sol se pone, el mercado se ilumina con luces tenues, creando un ambiente mágico que invita a perderse en sus estrechos canales. La noche se llena de risas y conversaciones, mientras las barcas se mecen al ritmo del agua, ofreciendo una experiencia auténtica y encantadora que captura la esencia de Tailandia.

Tha Kha: La tradición hecha mercado

El Tha Kha, escondido en la serenidad de los canales, es un tesoro oculto que preserva el encanto más tradicional y uno de los imprescindibles en tu lista de mercados flotantes en Tailandia. Aquí, el tiempo parece haberse detenido, y la tradición de comerciar desde pequeñas canoas se mantiene intacta, como un ritual que se ha transmitido de generación en generación. Los agricultores locales, con sus sonrisas genuinas, llegan remando con sus productos orgánicos, ofreciendo lo mejor de sus cosechas. La negociación, siempre amistosa y sincera, se hace con una sonrisa que refleja la hospitalidad del corazón tailandés. Visitar Tha Kha es como retroceder en el tiempo y experimentar la Tailandia de antaño, un viaje que conecta al visitante con la simplicidad y la belleza de la vida fluvial.

Bang Nam Pheung: El secreto mejor guardado

A poca distancia de la bulliciosa Bangkok, el Bang Nam Pheung emerge como un oasis en el corazón del “pulmón verde” de la ciudad. Este encantador enclave es un santuario de paz para quienes anhelan una experiencia más íntima y natural. Rodeado de exuberante vegetación, ofrece un escape del ritmo frenético urbano. Aquí, los visitantes pueden saborear platos locales en un entorno sereno, mientras contemplan cómo la vida transcurre con una calma que solo la naturaleza puede ofrecer. Es un lugar donde cada sentido se deleita y el alma se rejuvenece, un rincón secreto que espera ser descubierto en tu aventura por los mercados flotantes en Tailandia.

Consejos para disfrutar de los mercados flotantes

  1. Llega temprano: Los mercados flotantes en Tailandia suelen ser más activos por la mañana. Llegar temprano te permitirá evitar las multitudes y el calor del mediodía.
  2. Prueba la comida local: No te vayas sin probar el “pad thai” cocinado en una barca o el refrescante “mango sticky rice”.
  3. Regatea con respeto: El regateo es parte de la experiencia, pero siempre con respeto y una sonrisa.
  4. Explora a pie: Después de un paseo en barca, explora los alrededores a pie para descubrir pequeños templos y tiendas escondidas.
  5. Sé consciente del medio ambiente: Recuerda que estos mercados son parte de la vida diaria de muchas personas. Contribuye a su conservación evitando dejar basura y utilizando productos reutilizables.

Los mercados flotantes en Tailandia son más que un simple destino turístico; son una celebración de la vida y la cultura tailandesa. Cada uno ofrece una experiencia diferente, pero todos comparten la autenticidad y el encanto que hacen de Tailandia un lugar inolvidable. Así que cuando visites el país de la “sonrisa”, asegúrate de incluir en tu itinerario la mágica experiencia de los mercados flotantes.

Anterior Ruinas y cenotes en Playa del Carmen: Un viaje a través del tiempo y la naturaleza
Siguiente Isla Saona: el escenario paradisíaco de “Lago Azul”

Categorías

Artículos relacionados